TIC    A ritmo de startup

Clases online y en realidad virtual de la mano de esta startup española

Con un software desarrollado al cien por cien en España, Kuantiko Studio logra una experiencia completamente inmersiva

3 minutos

Llegará un momento en el que los lugares físicos para desempeñar determinadas actividades desaparecerán y serán sustituidos por entornos virtuales. Los fundadores de Kuantiko Studio lo creen así y por eso, hace año y medio, decidieron desarrollar soluciones capaces de facilitar esa transformación.

Sergio Pozo, el responsable de ventas y marketing, reconoce a INNOVADORES que cuando comenzaron con el proyecto, nunca pensaron que se dedicarían a la formación, "pero el propio mercado nos empujó a ello". Su aplicación está preparada para utilizarse en cualquier entorno educativo, desde las escuelas, a las universidades y empresas. 

Lo que distingue a su software VR Angel de otras propuestas es que ofrece una experiencia guiada, en la que el tutor acompaña a los alumnos en su aprendizaje, sin importar donde se encuentren, y ofreciendo una experiencia completamente inmersiva. Cada uno cuenta con unas gafas de realidad virtual y un mando con el que interactuar de un modo muy similar a como lo harían en una clase presencial. El docente, por su parte, puede controlar la actividad que está realizando cada uno de los asistentes. 

La primera compañía que ha confiado en ellos ha sido Chanel para incorporarlo como herramienta para uno de sus planes de formación. "Trabajamos con varias empresas privadas, tanto para cuestiones muy complejas, que con las gafas de realidad  virtual resultan muy sencillo de explicar; hasta para abordar asuntos tan sencillos, como aparentemente es abrir un horno sin quemarse para cocinar pan congelado", describe.

En el sector educativo aún no se han estrenado, aunque lo esperan con impaciencia. "Ya nos han contactado algunas editoriales que quieren empezar a desarrollar contenido, y también universidades para diseñar aulas usando técnicas de realidad virtual".

Kuantiko Este equipo, formado por 15 personas, lleva 18 meses invirtiendo capital propio. Su software, desarrollado 100% en España, "es el único capaz de controlar una experiencia de realidad virtual".