Entre Bits y Chips    Coronavirus

Coronavirus: test de resistencia (también) para las redes de telecomunicaciones

Los operadores de telefonía muestran preocupación por la posibilidad de que se saturen las líneas en los horarios pico por el teletrabajo y el 'teleentretenimiento'.

16 MAR. 2020 - Madrid
5 minutos

La semana pasada, cuando todavía la situación de aislamiento por el coronavirus no había pasado a ser de Alarma, Telefónica anunció que regalaba durante un mes 30 gigas de datos extra para los móviles de las líneas fusión (por cierto, quien quiera disfrutarlos deberá activar la oferta siguiendo el enlace que le llegará en un mensaje de texto).

No sólo quería facilitar el trabajo fuera de los centros habituales, sino que además, aumentaba la oferta de contenidos infantiles y deportivos en Movistar+ Lite.

El resto de operadores se sumó. Unos añadiendo gigas, otros dando contenido gratis. Vodafone, Orange, MásMóvil... Todos querían hacer más llevadero el teletrabajo y, a partir de ayer, el confinamiento en los hogares. Datos y contenidos para trabajar o estar entretenidos en las largas horas de encierro doméstico.

A la iniciativa sólo se le podía poner una pequeña pega: si estamos confinados en casa, como se nos supone (#yomequedoencasa), no necesitamos gigas de datos para el móvil, sino una WiFi consistente. A esa pega se le ha sumado otra: el gran aumento del tráfico de datos y de voz que se ha generado.

Según el comunicado conjunto de los operadores de telefonía españoles, este coronavirus está generando, ya antes de este lunes, incrementos del 40% del tráfico en las redes de Internet, del 50% en las llamadas con móvil y un 25% el uso de datos también en movilidad.

Con una WhatsApp disparada (se ha multiplicado su uso por cinco) y con aplicaciones de videoconferencia como Skype y Webex multiplicándose por cuatro, estamos llevando la capacidad de las redes de telecomunicaciones a una situación de estrés inédita.

Es cierto que ha habido picos, pero más localizados. Ahora, el incremento del consumo tanto de voz como de datos se ha disparado en todo el país simultáneamente. Para trabajar y para entretenerse.

A pesar de que España sea el país con una mejor red de fibra óptica de toda Europa (contamos con la tercera mejor red mundial) y contemos con una de las mejores de telefonía móvil, los operadores han elaborado un manual para evitar el colapso.

Recomiendan que sólo se descarguen los archivos que sean necesarios y que los menos urgentes se bajen en horas valle (entre las dos y las cuatro de la tarde y a partir de las ocho de la noche hasta las ocho de la mañana). Se pide que, en la medida de lo posible, no se envíen ficheros muy pesados, se compartan a través de los enlaces a los lugares en los que estén almacenados y se utilicen herramientas de compresión. Las videoconferencias ocupan mucho ancho de banda, mejor trabajar con Teams o Slack.

El teléfono fijo ha desaparecido de muchas casas y en las que todavía está presente suele sonar muy poco. Sin embargo, es un buen sistema de comunicación que, además, sirve para descongestionar las redes móviles. Las operadoras también piden que lo utilicemos.

Vayámonos acostumbrando, que esto va para largo y siempre es mejor estar bien comunicados.