Entre Bits y Chips    Análisis

El iPhone 12 5G es el más bonito desde el iPhone 4

Son caros, sí, pero los móviles de Apple son un ejercicio de diseño con los mejores materiales, componentes exclusivos y una adecuación envidiable entre software y hardware, aunque, en esta ocasión yo haya tenido ciertos problemas.

09 NOV. 2020 - Madrid
18 minutos
El regreso de los iPhone a los perfiles rectos, al estilo del iPhone 4, les sienta genial. / Javier López Tazón

En la presentación mundial de los nuevos iPhone 12, Tim Cook, CEO de Apple, estuvo acompañado en el escenario por Hans Vestberg, presidente y director general de Verizon. Fue en el momento crucial, cuando se anunciaba el iPhone 12 y su cualidad más relevante: el 5G. De hecho, en Verizon es como si hubieran estado esperando al iPhone 12 5G para anunciar al mundo que la quinta generación de telefonía móvil había llegado al planeta Tierra.

La intervención de Hans Vestberg habló de ondas milimétricas, de velocidades de descarga de un giga, del trabajo conjunto con Apple para poder disfrutar de esas ventajas en el iPhone 12. ¿Se habría hecho lo mismo en España? En la web de Apple recogen un centenar de operadores con los que han trabajado; en España, Movistar, Orange, Vodafone, Yoigo y Pepephone (a través de eSIM).

Pero, todavía, la 5G no es "el" argumento de venta. Le queda tiempo hasta que la red sea realmente 5G, lo que se conoce como Stand-Alone (SA) frente al actual Non Stand-Alone (NSA). Será entonces cuando deje de ser la promesa de una red hiper rápida, sin apenas latencia y capaz de atender a multitud de equipos simultáneamente.

Yo he probado el iPhone 12 Pro con mi operador habitual, Movistar, que justo en septiembre anunció que comenzaba a encender su red 5G. Hay diferencia entre las velocidades que se logran sobre 5G y 4G, pero no es sustancial. Aquí va un ejemplo. Día 24 de octubre a las 17:23. Con red 5G. Velocidad de bajada: 27,5 Mbps; de subida, 2,37. El mismo día, a las 17:25, con red 4G. Bajada: 19,5 Mbps; subida, 1,54.

Aunque la llegada de los nuevos iPhone ha tenido más complicaciones, al menos con el operador azul. Cada teléfono que sale al mercado en nuestro país debe pasar por una serie de certificaciones y pruebas y cada operador comprueba su compatibilidad. En los lanzamientos importantes y con cambios sustanciales (la red 5G, por ejemplo) las operadoras trabajan junto con las marcas para adecuarse unas a las otras.
Sin embargo, al cambiar del iPhone 11 Pro al 12 Pro noté que había desaparecido la app Electrocardiograma. ¿Por qué? Apple tiene un departamento específico para esta app ya que se manejan datos muy sensibles. Pero no sabían qué había sucedido. En Movistar, tampoco. Al final, al cabo de un par de días y tras restablecer el Aple Watch desde una copia de seguridad antigua, se arregló.

El siguiente problema fue la imposibilidad de recibir mensajes de texto. Y el tercero, que, de repente, mi plan de datos, con su servicio MultiSIM, no era compatible. Lo cuento aquí porque tanto en el servicio de atención al cliente de Movistar como en la propia flagship de Telefónica confirmaron que habían recibido numerosas consultas y quejas por los mismos motivos desde el primer día que se pusieron a la venta los iPhone 12 y 12 Pro. 

Casi una semana después de comenzar a poner en marcha el iPhone 12 Pro, todo estaba afinado. También es cierto que es la primera vez que me sucede algo similar, sobre todo con lanzamientos de Apple y con Movistar. 

Un acierto de diseño

Primero fue un rumor; luego, una filtración; en la presentación se confirmó y en mano pudimos comprobarlo. La vuelta del iPhone a un diseño con bordes rectos al estilo de los iPhone 4 (y más tarde del iPad 10 Pro) es todo un acierto. Al menos en mi opinión. 

Creo que el del iPhone 4 fue el mejor diseño de la serie hasta la fecha. Hay defensores a ultranza de las pantallas redondeadas que se extienden hacia los bordes, pero yo no estoy entre ellos.

Sin salir del diseño, la elección de los materiales es uno de los puntos fuertes de Apple. Hay que pagarlos, claro. En el caso del iPhone 12 se ha optado por el tipo de aluminio que utiliza la industria aeroespacial, mientras que en el Pro se trata de acero inoxidable. La combinación de metal y cristal (frontal y trasera) con una unión perfecta crea un equipo monolítico, un bloque compacto que ofrece una sensación muy agradable de solidez en la mano. Esa misma combinación de material ofrece una mezcla de brillo y mate en las mismas gamas de color atractiva. En mi caso, el Pro es el azul. Siempre he optado por el negro o el gris espacial, pero en esta ocasión el azul me parece el más atractivo.

He sumergido el terminal en agua más como efecto demo que como comprobación de que resiste, pero sí, aguanta el baño (es IP68, la máxima certificación de resistencia frente a polvo y agua en electrónica). Y lo que puedo decir del nuevo sistema de protección de la pantalla, el escudo cerámico (Ceramic Shield) es que, hasta la fecha no se aprecian rayones ni arañazos.

La batalla de los procesadores

Los últimos años, o lo que es lo mismo, los últimos procesadores de Apple han tenido en común el nombre, el apellido y que se han colocado holgadamente en el primer puesto en cuanto a rendimiento. A11 Bionic, A12 Bionic... y ahora A14 Bionic.

Independientemente de lo que digan los test de prueba, Apple ha sido y sigue siendo especialista en sacar el máximo provecho de los elementos que emplea. De esta forma, no necesita acudir a la máxima frecuencia de refresco de pantalla (la limitan a 60 hercios) ni tan siquiera contar con una CPU o GPU que bata récords "en vacío", sino que integra los elementos de tal forma que el resultado final es... el que es: difícilmente superable.

Lo que todavía no he podido probar de verdad aquí es el desempeño del módem 5G. Como en la mayoría de fabricantes, es exento, es decir, no está integrado en el procesador. Es el X55 de Qualcomm, pero para poder experimentarlo con todo su potencial habrá que esperar al despliegue de la 5G real.

Cuestión de imagen

El juego de cámaras es el punto diferencial entre el iPhone 12 y el 12 Pro. ¿Compensa la diferencia de precio? Si eres un exquisito de la fotografía, sí. Pero, ojo, que mientras el primero cuesta 809 euros, el segundo arranca en los 1.159. Son 350 euros. Es cierto que, además de la cámara, hay diferencia en el tamaño de la pantalla y en el escáner LiDAR, una de las innovaciones más interesantes de esta generación de iPhone.

El LiDAR ha demostrado ser un sistema muy eficaz de apoyo tanto en las fotografías nocturnas como en el modo retrato, aunque lo más espectacular, el efecto demo, de esta tecnología aplicada a los móviles (o al iPad) es su uso para aplicaciones de Realidad Aumentada.

El sistema de detección láser de imágenes y profundidad (Laser imaging Deteccion And Ranging, LiDAR) funciona mediante la emisión de un haz de rayos láser que permiten detectar la posición y el volumen de los objetos que se enfocan haya luz o no.

En cuanto al conjunto de cámaras, el Pro cuenta con un ultra gran angular con un campo de visión de 120 grados, un gran angular con un objetivo de siete lentes y una apertura de diafragma de f/1,6 que la permite capturar mucha luz, con estabilización óptica de la imagen, y un tele 4x.

El 12 se conforma con una combinación de dos cámaras: gran angular y ultra gran angular. Ambos comparten modos como el nocturno, procesamiento de cada píxel de cada fotografía mediante inteligencia artificial (Deep Fusion), sistema Smart HDR 3, modo retrato, corrección inteligente de las aberraciones... pero lo fundamental, desde mi punto de vista, es que logran fotografías muy naturales, sin estridencias ni brillos y colores irreales. Es una virtud que Apple ha querido y sabido mantener desde el principio frente a corrientes que han ido apostando por imágenes más vibrantes, pero con brillos y colores imposibles, que no existen en la naturaleza. 

Al margen de las propias cámaras, hay una sustancial diferencia: Apple ProRaw. Todavía no lo he probado (no está disponible aún), pero la teoría y lo que han mostrado es más que prometedor. Utilizan todo el hardware del 12 Pro, desde la CPU, GPU, procesador neuronal, las cámaras... para capturar toda la información de una imagen. Con toda esa información se pueden realizar procesos de edición increíbles.

Para verte mejor

No sé si es por la propia pantalla o por la disposición totalmente frontal, sin curvaturas en los lados, pero es uno de los aciertos de esta generación. Ambos modelos cuentan con la Super Retina XDR Display. Son pantallas OLED de 6,1 pulgadas de diagonal. 

Apple estrenó las pantallas OLED con el lanzamiento del iPhone X y las ha mantenido, al menos en los terminales principales de cada generación. En la actual, los modelos de 6,1 pulgadas tienen una resolución de 2.532 x 1.170 píxeles, con una densidad de 460 puntos por pulgada. Tienen picos de brillo de 1.200 nits cuando se ven películas en HDR10 o Dolby Vision o bien fotos con HDR y alcanza un contrasta de dos millones a uno.

Carga magnética

Los iPhone se pueden cargar de forma inalámbrica desde hace tiempo, pero había una promesa incumplida también desde hace tiempo: una base de carga inalámbrica. Hasta ahora. Los iPhone 12 estrenan Magsafe, un sistema inalámbrico que se ayuda de un juego de imanes en círculo para que el iPhone se ajuste perfectamente a la zona de carga, a la vez que permite el uso y acople de diversos complementos.
La carga, a pesar de que el alimentador es de 20 vatios, es de 15 vatios, aunque MagSafe la gestionará en función de elementos como la actividad del sistema o, incluso, la temperatura ambiente.

Utilizando el cargador de 20 vatios, en media hora es capaz de cargar la mitad de la batería. Por cierto, en esta ocasión, sí he notado un cambio importante en la autonomía del iPhone. Utilizando el 12 Pro con la misma intensidad que en modelos anteriores, una carga me da suficiente energía para aguantar 36 horas sin enchufarlo. Los datos de la propia Apple, hablar de 17 horas de reproducción de vídeo en local, 11 si es en streaming y 65 horas de reproducción de música.

Desde el lanzamiento de los iPhone 12 se han recogido quejas en relación a la posibilidad de que MagSafe pudiera dañar tarjetas magnéticas. Lo que Apple recomienda es que no se coloque ningún tipo de documento con bandas magnéticas o chips RFID -tarjetas de crédito, pasaportes...- entre la base de carga inalámbrica (hay que adquirirla por separado) y el móvil porque podría dañarla. 

El anclaje magnetico ejerce una fuerza de atracción lógica entre el móvil y la base. Por ese motivo, las fundas de cuero se irán marcando con el uso.

Pensaba abordar en este mismo artículo mi experiencia con el Apple Watch Series 6, pero lo haré en otro episodio.

Valoración

Rendimiento:                         4
Usabilidad:                             4
Precio:                                    2,5
Resistencia:                            3,5
Diseño:                                   4
Valoración total:                    4
Valoraciones de  0 a 5