TIC    Computación cuántica

Esta es la hoja de ruta de IBM para el avance de la tecnología cuántica

Su plan culminará con la construcción en 2023 del procesador cuántico IBM Quantum Condor, de 1.121 cúbits

16 SEP. 2020
5 minutos
Miembros del equipo de IBM Quantum, en las instalaciones de la compañía.
Miembros del equipo de IBM Quantum, en las instalaciones de la compañía. / Connie Zhou

IBM va a por todas con la computación cuántica. Y tiene un elaborado plan para posicionarse como el primer proveedor de esta tecnología. El vicepresidente de IBM Quantum, Jay Gambetta, ha anunciado su hoja de ruta para el avance de la tecnología cuántica, que culminará con la construcción en 2023 de un procesador cuántico, IBM Quantum Condor, de 1.121 cúbits.

La multinacional está desarrollando un conjunto de procesadores cuánticos escalables, "cada vez mayores y mejores". Estos dispositivos se diferenciarán y alejarán de los actuales tanto por su tamaño como por su menor capacidad de cometer errores cuánticos.

Con el objetivo de hacer sistemas mayores que Condor, IBM ha anunciado también que está construyendo un enorme refrigerador de dilución, mayor que ninguno de los construidos actualmente y disponibles comercialmente.

Esta hoja de ruta coloca a IBM en el camino hacia el futuro sistema de más de un millón de cúbits, gracias a su capacidad de liderar el conocimiento de la industria, sus equipos multidisciplinares de trabajo y sus metodologías de agilidad. Todo ello enfocado a mejorar todos los elementos del sistema con la misión de diseñar un computador completo que se despliegue a través de la nube y que cualquiera en el mundo pueda programar.

La empresa ha investigado y producido cúbits superconductores desde mediados de los años 2000, logrando incrementar los tiempos de coherencia y reducir los errores cuánticos que han permitido la construcción de los primeros sistemas multicúbit de hace una década. Los continuos avances que IBM ha ido haciendo a lo largo de los años han permitido que lanzara en 2016 el primer sistema de computación cuántica alojado en la nube.

Hoy, la multinacional cuenta con dos docenas de sistemas estables en IBM Cloud para  que sus  clientes y público general investiguen, incluyendo un sistema de 5 cúbits -IBM Quantum Canary -, uno de 27 cúbits -IBM Quantum Falcon-  hasta llegar a un volumen cuántico de 64.

Además, hace un mes IBM dio acceso a los miembros de la red IBM Q Network a un procesador de 65 cúbits -IBM Quantum Hummingbird-. El volumen cuántico es una métrica introducida por IBM para medir la potencia real de un computador cuántico, que va más allá del simple número de cúbits y tiene en cuenta también la calidad de esos cúbits, lo cual se expresa en la ratio de errores cuánticos y otros factores.

Según Gambetta, el próximo año, presentarán el sistema IBM Quantum Eagle, de 127 cúbits, que llevará mejoras que le permitan sobrepasar el hito de los 100 cúbits.

Mientras que en 2022 está previsto el lanzamiento del sistema IBM Quantum Osprey, de 433 cúbits y en 2023 el debut de IBM Quantum Condor, de 1.121 cúbits.

Condor será un "punto de inflexión", que permitirá reducir los errores cuánticos a la vez que construye mayores dispositivos lo suficientemente sofisticados para explorar potenciales 'ventajas cuánticas', es decir, problemas que puedan resolverse de forma más eficiente con un sistema cuántico que con el mejor de los supercomputadores. Por esta razón, IBM ha construido un 'superrefrigerador' llamado Goldeneye, diseñado teniendo en la mente un sistema de un millón de cúbits.

IBM tiene la visión de un futuro donde la computación cuántica interconecte criostatos que alojen cada uno un millón de cúbits, de la misma manera que una intranet que une procesadores de supercomputación, creando un ordenador cuántico en paralelo de forma masiva capaz de cambiar el mundo.