I + D    Estudio

¿Estamos a 50 años de ser un territorio innovador?

Un paper mide a través de las patentes cómo se desarrolla el flujo de conocimiento para que una región se convierta en un ‘silicon valley’

09 OCT. 2020
4 minutos

Silicon Valley era un huerto de frutas; Chicago, un puerto de cereales; y Los Ángeles, una llanura árida. ¿Cómo se convirtieron en centros innovadores? El investigador de UCLA, Christopher R. Esposito, describe en un reciente paper, titulado The Emergence of Knowledge Production in New Places, cómo se desarrolla a el flujo de conocimiento (y lo mide a través de las patentes que se generan) en una determinada zona, para , a través de un periodo tiempo, detectat cómo los inventores inician la producción de conocimiento. 

En la primera etapa, unos 50 años antes de que la producción de conocimientos en una región alcance un volumen apreciable, los innovadores y disruptores locales comienzan a experimentar con algunas ideas prometedoras, pero desarrolladas en otros lugares.

En una segunda fase, los inventores utilizan estas ideas prometedoras desarrolladas en otros lugares para crear un gran número de inventos que provocan un gran impacto en el ámbito local.  "Las regiones rara vez emergen como centros de innovación sin aprovechar al menos una de estas oportunidades" desarolladas fuera de la zona, explica en sus conclusiones el investigador.

Por último, en la tercera de estas etapa, los innovadores obtienen de su entorno local estas ideas de gran impacto y producen un número aún mayor de inventos, aunque de menor calidad. "La producción general de conocimiento en las regiones alcanza su punto máximo en esta tercera etapa, pero la novedad y el potencial de crecimiento futuro de los conocimientos disminuyen", matiza el investigador de esta paper.

La creación de estos 'hubs' geográficos

Aunque es cierto que la proximidad geográfica "mejora la generación, transmisión y retención del conocimiento tecnológico", esto conlleva un periodo de maduración para que surjan los frutos de estas interacciones entre diferentes agentes de una misma zona. No obstante, Esposito incide en que la formación de esos entornos es "un tema poco investigado y hay mucho margen para un análisis más profundo". 

Según los resultados de su estudio, los innovadores de una región "necesitan introducir localmente ideas de gran impacto para captar y sostener la producción de conocimientos a largo plazo" y no solo desarrollar las que puedan venir de fuera de esa región. 

Generar conocimiento "La creación de conocimiento tecnológico es un arte complejo que se ayuda construyendo sobre las ideas existentes", señala Esposito. En las regiones que no tienen un historial de producción de conocimientos, el número de ideas existentes a las que los inventores pueden acceder a través de la comunicación cara a cara es limitado, por lo que los inventores "tienden a crear nuevas tecnologías en los entornos establecidos". Así, ocasionalmente, "se generan ideas nuevas e impactantes que dependen menos de las existencias de conocimientos existentes", destaca el investigador