Entre Bits y Chips    Análisis / Televisión

Este pincho es el mejor compañero para tu tele vieja

Los Fire TV Stick son una manera económica que convertir una tele vieja en un televisor inteligente, bueno, en un televisor conectado. Cuesta 39,99 euros y soporta definición Full HD.

15 OCT. 2020 - Zarautz
8 minutos
El Fire Stick TV viene acompañado por el alimentador, cable USB, adaptador HDMI, pilas y mando a distancia. / Javier López Tazón

A pesar de que los fabricantes de teles desearían que no fuera así, la vida media de los televisores sigue siendo bastante larga. Primero porque tendemos a extender su uso más allá de los cinco años antes de optar por otro modelo mejor a pesar de que haya habido varios saltos tecnológicos entre medio. Y segundo porque cuando la cambiamos todavía le damos una nueva vida: segunda residencia, casa de verano, algún familiar...

Por eso tenemos un gran parque de televisores que se quedan fuera de la gama de 'smartTV', teles que no se pueden conectar a Internet y, por lo tanto no son capaces de ofrecer contenido en streaming.

Hay muchas formas de convertir un televisor no conectado en otro con conexión: desde los descodificadores de las diferentes operadoras de telefonía que ofrecen TV (Movistar+, Orange TV, Vodafone TV...), set top boxes, videoconsolas... Una de las más baratas son los pinchos HDMI. La oferta es muy variada -además de estos de Amazon, están los Chromecast de Google, de Xiaomi...- y los precios rondan los 30-40 euros.
Esta nueva versión del Amazon Fire TV Stick se queda justo en el límite de los 40: 39,99 euros, el mismo precio, por ejemplo, que el Mi TV Stick de Xiaomi.

¿Para qué sirve?

Este modelo es el nuevo básico de la gama de Amazon, aunque todavía hay un modelo Lite diez euros más barato. La diferencia es que con el Lite no se puede controlar el volumen y el encendido del televisor con el mando.

Uno de los pocos inconvenientes de estos pinchos HDMI (se conectan a uno de estos puertos, así que hay que comprobar que la tele cuenta con un HDMI libre) es que necesitan alimentación eléctrica. Puede llegar de un puerto USB del televisor o directamente de la red electrica de la casa mediante un alimentador que viene en la caja, así como el cable USB-microUSB.

A veces es difícil conectar directamente un pincho de este tipo (mide tres centímetros de ancho por 1,3 de grueso y 8,6 de largo). Amazon lo resuelve con un extensor que a la vez le sirve de antena exterior para mejorar la captura de la señal del WiFi. Y es que este Fire Stick TV se conecta directamente a la red WiFi mediante un chip aC MiMo, es decir, que es independiente del móvil. Eso sí, en la casa en la que se vaya a instalar debe existir una red WiFi o en su defecto buena cobertura móvil para convertir el teléfono en un punto de acceso. Si no, a pesar del chip, de la antena interna WiFi y el adaptador HDMI, no nos iba a servir para nada este Fire TV Stick, ni ningún otro.

Con el pincho conectado por HDMI a la tele y por USB a la red eléctrica, la configuración es muy sencilla. Ojo al primer paso: seleccionar en el mando de la tele el HDMI al que está conectado. Ya, es de primero de párvulos en el manejo de la tele, pero...

A partir de ahí, como en el baile: dejarse llevar. Viene con unas app preinstaladas en sus ocho gigas de memoria de almacenamiento, pero podremos instalar las plataformas más habituales, desde el propio Prime Video de Amazon, hasta el Apple TV, Movistar+, Netflix... o las ofertas de streaming de las cadenas de televisión: Alacarta de TVE, ATRES Player... El sistema de descarga e instalación es totalmente transparente, aunque he echado en falta HBO.

Si es un producto de Amazon, es fácil pensar que se podrá controlar por voz utilizando, claro está, el asistente digital de la casa: Alexa. Para ello, el mando a distancia tiene un micrófono integrado. Por cierto, el mando mantiene el mismo diseño minimalista, con los botones justos, casi en la línea que marcó Apple con sus primeros mandos a distancia. A diferencia del modelo Lite, aquí además del enlace por BlueTooth para manejar las funciones propias del Stick, incluye un puerto de infrarrojos para controlar el volumen y el encendido del propio televisor.

Ojo, porque los mandos a distancia por BlueTooth son adictivos. Cuando te acostumbras a darle al botón y que el equipo responda sin tener que apuntar a un lugar determinado o sin necesidad de esquivar la pila de libros que se interpone entre los dos puertos infrarrojos, no hay vuelta atrás.

No se me olvida el que se considera como punto débil de este equipo y el que hace que sea el modelo básico: no es 4K. ¿A quién se le ocurre? ¿Cómo no es 4K cuando ya vamos por televisores 8K?... Lo cierto es que yo no lo veo como un punto desfavorable. Es un aparato para convertir teles viejas en smartTV y esos televisores raramente superarán resoluciones Full HD; en la muchas ocasiones serán simplemente HD. Así que me parece acertado que se ahorren diez euros y dejen la resolución en Full HD, compatible con alto rango dinámico (HDR, HDR10+ y HLG, el desarrollado por la BBC).

Valoración

Rendimiento:                           3
Usabilidad:                               3
Precio:                                      3,5
Resistencia:                             3,5
Diseño:                                    3,5
Valoración total:                     3,5
Valoraciones de  0 a 5