Entre Bits y Chips    Guerra comercial Trump-Huawei

Huawei se deshace de Honor

El embargo al que la Administración Trump ha sometido a Huawei le ha obligado a vender su segunda marca Honor a un conglomerado industrial y logístico chino.

17 NOV. 2020 - Madrid
3 minutos
El CEO del negocio de consumo de Huawei, Richard Yu, sostiene un procesador Kirin en IFA 2019.

El gigante chino Huawei había ido sorteando todas las zancadillas que le había tendido la Administración Trump desde que la incluyó en la Entity List. ¿No me permites acceder a los Google Mobile Services? Creo los Huawei Mobile Services (HMS). ¿No puedo contar con la tienda de aplicaciones de Google? Me monto una propia: Huawei App Gallery. ¿Que no puedo acceder a la compra de procesadores? Creo y potencio el mío propio... 

Pero, aquí ha llegado a un tope. Huawei no tiene quien le fabrique sus procesadores Kirin -por cierto, estaban dando unos resultados magníficos-. Desde septiembre, la taiwanesa TSMC ya no puede suministrarle material porque depende de la tecnología que le veta Estados Unidos. 

Huawei, que, según los analistas, ya se había colocado en el primer fabricante de móviles, tenía que alimentar dos marcas y se quedaba sin componentes para hacerlo. La decisión de momento ha sido vender Honor para hacer caja con la que resistir y dedicar el material que les quede a los móviles de alto valor.

El comprador es Shenzhen Zhixin New Information Technology, un conglomerado compuesto por los integrantes de la cadena industrial de Honor a propuesta de un grupo de 30 agentes y distribuidores de la marca Honor, que veían que peligraba su negocio.

La venta se produce cuando el proceso de diversificación del gigante asiático estaba apenas comenzando y, precisamente, era Honor quien llevaba la delantera en la creación de un catálogo con portátiles, equipos para el hogar, cepillos de dientes, aspiradores...

Si bien, en el comunicado oficial se especifica que "Huawei no tendrá ninguna acción ni participará en ninguna actividad relativa a la gestión del negocio o a la toma de decisiones en la nueva compañía Honor", habrá que esperar (poco) para ver si la nueva Honor se mantiene dentro del ecosistema de Huawei; es decir, si cuenta como hasta ahora con los HMS o con la AppGallery. 

El futuro de Huawei, si quiere mantener el rumbo que se ha marcado al margen de Google independientemente de los cambios que se produzcan en la Casa Blanca, necesita ampliar su ecosistema a otras marcas, no reducirlo.

Y también es primordial lograr restablecer su cadena de suministros y para eso va a necesitar tiempo y dinero, mucho dinero. La horquilla que se baraja por la venta de Honor está entre los 15.000 y los 40.000 millones de dólares.