TIC    Innovar para vivir

Innovar para vivir: la nube, contra el cambio climático

El salto a la nube puede reducir las emisiones de CO2 en casi 60 millones de toneladas al año. Accenture y Repsol nos cuentan cómo lo hacen

26 OCT. 2020
3 minutos
Instalaciones de Repsol.
Instalaciones de Repsol.

La nube y la lucha contra el cambio climático no están tan alejados como podría parecer a primera vista. Ambos hablan de mejorar la eficiencia y siempre que eso se consigue es bueno para los usuarios y para el planeta. "La evolución al cloud reduce un 84% el impacto la huella de carbono asociada en comparación con la infraestructura convencional", afirma Manuel López-Ordoñez, managing director de Cloud de Accenture, en la sección Innovar para Vivir en La Brújula de Onda Cero. 

"Los casos de negocio de nuestros clientes en la nube muchas veces tenían que ver con la reducción de costes", señala. "Pero ahora también vemos una preocupación cada día más importante: la sostenibilidad". Además de reducir el impacto medioambiental, el cloud aporta mayor flexibilidad en el uso de la tecnología. "En Accenture, tenemos a nivel global un objetivo de cero emisiones en 2025 y una de las palancas posibilitadoras es la evolución hacia la nube, donde ya tenemos un 95% de los servicios". 

Un ejemplo de empresa española que ha apostado por el cloud en su lucha contra el cambio climático es Repsol. "Estamos convencidos de que la innovación, la tecnología y la digitalización van a ser las palancas clave en esta transición", destaca Juan José Casado, director Gestión De Datos y Analítica de Repsol. De ahí que la compañía se embarcase hace tres años en un plan de transformación digital que está acelerarando este proceso. 

Para avanzar hacia una producción energética cada día más eficiente optimizando sus procesos productivos, el cloud ha sido clave. "La digitalización en la nube ha supuesto un cambio cultural en Repsol porque permite a nuestros negocios experimentar de una manera muy fácil y rápida el desarrollo de nuevos productos digitales", indica.

Además, la nube es un habilitador que hace posible otras tecnologías como el Big Data y la inteligencia artificial, que ayudan a la compañía energética a "conocer muy bien a los clientes y diseñar una oferta de productos y servicios personalizados con el objetivo fundamental de darles una experiencia única".