I + D    Energía

Las baterías térmicas, ¿una alternativa rentable para el autoconsumo fotovoltaico?

Investigadores de la Politécnica de Madrid y la de Cataluña demuestran que un sistema de autoconsumo fotovoltaico residencial con este tipo de baterías térmicas podría proporcionar ahorros del 70-80% en electricidad y del 15-20% en calefacción

06 MAY. 2020
7 minutos
En busca de sistemas de almacenamiento de energía.
En busca de sistemas de almacenamiento de energía. / Pixabay

La drástica bajada de precios de la energía eólica y fotovoltaica ha llevado a una parte de la comunidad científica a plantearse una idea que hasta hace poco hubiera sido tachada de absurda: ¿y si transformamos la electricidad eólica o fotovoltaica en calor, almacenamos ese calor el tiempo que haga falta, y luego lo convertimos de nuevo en electricidad cuando esta sea necesaria? Las leyes termodinámicas más básicas dicen que este proceso no puede ser eficiente, como mucho el 50%.

Sin embargo, una investigación del Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid (IES-UPM), en colaboración con la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) publicada en la revista Applied Energy, ha demostrado que puede ser restable de la mano de las baterías térmicas de alta temperatura.

La búsqueda de sistemas de almacenamiento de energía de bajo coste es uno de los grandes retos tecnológicos del futuro. El calor representa más del 50% de la demanda energética global del planeta y supone el 40% de las emisiones globales de CO2, por lo que la clave para comparar la rentabilidad del almacenamiento de energía en forma de calor frente a otro tipo de sistemas de almacenamiento energético está en el coste económico del sistema global.

Ejemplo de integración de una batería térmica en un área residencial. Foto: IES-UPM

“Si la electricidad es suficientemente barata, convertir dicha energía en forma de calor para luego convertirla de nuevo a electricidad puede ser más rentable que hacerlo mediante baterías electroquímicas, aunque estas sean mucho más eficientes. La razón es que almacenar energía en forma de calor es extremadamente más barato que hacerlo en baterías electroquímicas. Hasta 100 veces menos”, subraya Alejandro Datas, miembro del IES-UPM y principal autor de este estudio.

Además, Datas señala que el calor que no se puede convertir en electricidad “puede aprovecharse para producir agua caliente o incluso para alimentar un sistema de absorción para refrigeración en verano”.

Según este estudio, un sistema de autoconsumo fotovoltaico residencial que utilice este tipo de baterías térmicas podría proporcionar ahorros de en torno el 70-80% en electricidad y del 15-20% en calefacción, así como evitar, aproximadamente, una tonelada de emisiones de CO2 por vivienda y año.

El estudio también estima que la rentabilidad puede ser incluso mayor en aplicaciones de gran tamaño, como pueden ser centros comerciales, hospitales o fábricas, donde la economía de escala permita reducir aún más los costes del sistema y aprovecharse, además, de costes de generación fotovoltaica mucho menores.

“Almacenar energía eólica o fotovoltaica en forma de calor no sólo permitirá un ahorro sustancial del coste de la acumulación, sino que también permitirá satisfacer parte de esta gran demanda de calor mediante fuentes renovables”, apunta Datas, que añade: “Desarrollar este tipo de sistemas puede ser clave para reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles, no sólo en el sector eléctrico, sino que también en el térmico.”

De prototipo a la industria

Los investigadores ya han empezado a dar los primeros pasos para fabricar este nuevo tipo de baterías. Durante los últimos tres años han coordinado el proyecto europeo AMADEUS, en el que, junto con otros siete centros de investigación europeos, han construido un primer prototipo a escala de laboratorio. Una vez terminado el proyecto, la Comisión Europea ha decidido aportar financiación adicional para realizar un estudio de mercado y analizar su posible explotación comercial.

A partir de septiembre de este año, los investigadores del IES-UPM, con el apoyo de la consultora francesa Ayming, tratarán de identificar las necesidades de mercado que condicionarán el diseño de los primeros prototipos funcionales. Mientras tanto, están buscando socios industriales interesados en colaborar para fabricar esos primeros prototipos.

Pero los investigadores españoles no están solos en esta tarea. Hace unos meses se celebró en Madrid el primer congreso internacional dedicado a las baterías térmicas de muy alta temperatura al que asistieron empresas, como la australiana 1414 Degrees o la estadounidense Antora Energy, que ya están desarrollando los primeros prototipos comerciales de estas baterías.

Además, no paran de surgir proyectos, como los de empresas tan reconocidas como SIEMENS-GamesaSIEMENS-Gamesa o Malta (ex Google) que también han decidido apostar por este tipo de sistemas. Aunque muy diferentes desde el punto de vista tecnológico, todos ellos tratan de dar respuesta a la necesidad creciente de desarrollar sistemas de almacenamiento de muy bajo coste que permitan el despliegue masivo de las energías renovables intermitentes, como la solar o la eólica.