Profesionales    Regulación

Las dos normas europeas que vienen para regular el mercado digital 20 años después

La Ley de Servicios Digitales y la Ley de Mercados Digitales, dirigidas a proteger a los consumidores y a asegurar que los ‘pequeños rivales’ reciben un trato justo

03 NOV. 2020
12 minutos
La vicepresidenta y Comisiaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager. Foto:  European Union 2019 – EP
La vicepresidenta y Comisiaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager / European Union 2019 – EP

Aunque la principal forma de apoyar a largo plazo a las pymes y las startup frente a los gigantes tecnológicos no debe ser la regulatoria, la Comisión Europea avanza en la normalización del mercado con dos normas que presentará en diciembre: la Ley de Servicios Digitales y la Ley de Mercados Digitales, dirigidas a proteger a los consumidores y a asegurar que los ‘pequeños rivales’ reciben un trato justo.

En este sentido, la vicepresidenta y Comisiaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager, subrayaba que la estrategia para lograr hacer de la década de 2020 la década digital de Europa "consiste tanto en crear confianza como en invertir en la innovación digital". Y apuntaba que en pocas semanas se publicarán estos dos proyectos de ley que "ayudarán a crear un mundo digital más fiable".  

Ley de Servicios Digitales

Respecto a la primera normativa, desde la propia Comisión se hace hincapie en que la regulación vigente en la Unión Europea apenas ha sufrido cambios desde la Directiva sobre el comercio electrónico del año 2000. Han pasado dos décadas desde entonces y este tipo de servicios y sus correspondientes modelos de negocio han evolucionado de forma considerable. Por ello, es hora de exigir a los servicios digitales que "asuman más responsabilidad en el tratamiento de los contenidos ilegales y los productos peligrosos", apuntaba Vestager. 

"Numerosos estudios demuestran la existencia de discrepancias importantes en la forma en que se ha aplicado la Directiva sobre comercio electrónico en la UE", se destaca desde el Parlamento Europeo en un repaso sobre los tres informes de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, de la Comisión de Asuntos Jurídicos y de la Comisión Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior, en los que se recoge la posición inicial del Parlamento en relación con la revisión del marco de la UE sobre los servicios en línea. Este es un proceso previo a la propuesta de la Comisión relativa a la Ley de Servicios Digitales.

A raíz del compromiso de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la Comisión anunció la revisión de la normativa del mercado interior en relación con los servicios digitales en su Comunicación de 2019 titulada Shaping Europe's digital future (Configurar el futuro digital de Europa). En concreto, se espera que el próximo paquete legislativo relativo a la Ley de servicios digitales, que se publicará este mismo año, se base en dos pilares: "En primer lugar, aumentar y armonizar las responsabilidades de las plataformas online y de los prestadores de servicios de información y reforzar la supervisión en la UE de las políticas de las plataformas en materia de contenidos. En segundo lugar, establecer normas para garantizar la igualdad de condiciones en los mercados que se caracterizan por contar con grandes plataformas que actúan como guardianes de acceso".

Para ello, la Comisión ha llevado a cabo dos consultas públicas, la primera para evaluar la mejor manera de profundizar el mercado interior y aclarar las responsabilidades de los servicios digitales y la segunda para examinar la necesidad de crear instrumentos reguladores ex ante para controlar mejor las grandes plataformas en línea que actúan ahora como guardianes".

Por otra parte, el órgano que dirige Von der Leyen realizó una consulta sobre un posible nuevo instrumento de competencia para abordar los problemas estructurales en el ámbito de la competencia tanto en los mercados digitales como en los no digitales.

Entre las nuevas regulaciones, Vestager incidía en que los servicios digitales tendrán que establecer "procedimientos claros y sencillos para tratar las notificaciones sobre material ilegal en sus plataformas", además de que tendrán que "dificultar el uso de la plataforma a los comerciantes poco fiables, comprobando las identificaciones de los vendedores antes de dejarlos entrar en la plataforma". También tendrán que proporcionar "formas sencillas para que los usuarios puedan quejarse, si piensan que su material no debería haber sido eliminado, protegiendo el derecho de las empresas legítimas a hacer negocios y el derecho de los individuos a la libertad de expresión".

En definitiva, el objetivo es proteger también a las empresas legítimas,  es decir, las que siguen las reglas, de "ser socavadas por otras que venden productos baratos y peligrosos". La comisaria de Competencia señala que al aplicar las mismas normas en toda Europa se asegurarán de que todos los europeos puedan contar con la misma protección y de que las empresas digitales de todos los tamaños puedan operar fácilmente en toda Europa, "sin tener que afrontar los costes de cumplir con las diferentes normas en los distintos países de la UE". 

Las nuevas normas también exigirán que los servicios digitales, especialmente las plataformas más grandes , sean abiertos sobre la forma en que configuran el mundo digital que vemos. "Tendrán que informar sobre lo que han hecho para eliminar el material ilegal. Tendrán que decirnos cómo deciden qué información y productos recomendarnos y cuáles ocultar, y darnos la posibilidad de influir en esas decisiones, en lugar de simplemente hacerlas por nosotros. Y tendrán que decirnos quién paga por los anuncios que vemos, y por qué hemos sido blanco de cierto anuncio".  

Ley de Mercados Digitales

Para ello será fundamental que los mercados sean justos y ofrezcan oportunidades de tener éxito a todas las empresas, sea cual sea su tamaño, siempre que hagan una buena oferta al usuario final. Así se está elaborando el marco de la nueva Ley de Mercado Digitales, que cuenta con una propuesta para definir de forma "clara" lo que deben y no deben hacer para los llamados "grandes guardianes digitales" para evitar los tipos de comportamiento que pueden impedir que los mercados funcionen bien. "La propuesta que presentaremos dentro de unas semanas tendrá por objeto prohibir este tipo particular de autopreferencia injusta", aseguraba Vestager.

Para estos gatekeeper "las cosas van a tener que cambiar", advertía la comisaria de Competencia. "Van a tener que asumir más responsabilidad, por los efectos que tienen en nuestra seguridad y nuestras oportunidades. Las nuevas reglas que propondremos en unas semanas les darán esa responsabilidad". Con esta normativa se pretende ofrecer a los europeos "un mundo digital seguro, justo y fiable para las próximas décadas". 

El objetivo es actuar "con mayor rapidez y eficacia para hacer frente a comportamientos que sabemos que pueden impedir el buen funcionamiento de los mercados". Una vez que una empresa digital alcanza un cierto tamaño, con la gran red de usuarios y las enormes colecciones de datos que trae consigo, puede ser muy difícil para cualquier otra competir: "Nos enfrentamos al riesgo constante de que las grandes empresas tengan éxito en empujar los mercados a un punto de inflexión, enviándolos a un rápido e imparable deslizamiento hacia el monopolio y creando otro poderoso gatekeeper". ¿Cómo mantener el mercado abierto a la competencia? Quizá evitando que 'encierren' a los usuarios en su plataforma y obligándoles a facilitar al usuario un cambio de plataforma o usar más de un servicio...

Con esta regulación, explicaba la comisaria europea, "necesitamos estar preparados para nuevas situaciones, donde la digitalización crea fallos profundos y estructurales en la forma en que funcionan nuestros mercados".  Esta normativa aboga por crear un marco armonizado de investigación de mercado en todo el mercado único europeo para poder "hacer frente a los fallos del mercado".