Entre Bits y Chips    Lazamientos

Lenovo renueva sus gamas de portátiles y lanza el ThinkPad plegable

Dos ThinkPad, media docena de ThinkBook, un monitor de 27 pulgadas... El fabricante chino se rearma para el próximo curso.

29 SEP. 2020 - Madrid
7 minutos

ThinkPad, el modelo de portátil que IBM lanzó para competir con Toshiba, Compaq y Apple, es de los pocos sellos de ordenadores que tienen estilo propio. Y no únicamente por el trackpoint rojo en medio del teclado, sino por la filosofía de fabricación e innovación

Los ThinkPad eran los ordenadores que subían a la Luna, los que probaban su resistencia en excavaciones arqueológicas en Egipto, los que estrenaban ideas tan avanzadas como el teclado mariposa que se desplegaba al abrirlo...

Y muchos pensaron que, cuando Lenovo compró también la división ThinkPad a IBM allá por 2005, todo eso se perdería como gotas en la lluvia... Pero no. El portátil del botón rojo ha continuado su camino y se ha convertido en palabras de los responsables de Lenovo en el más exitoso de la historia.

Y la suya no es una historia corta. La estadounidense IBM lo lanzó hace 28 años y fue diseñado en sus instalaciones en Yamato, en Japón, a cargo de Arimasa Naitoh. A pesar de que, como casi todo, los ThinkPad se fabrican en China, el diseño del nuevo y esperado X1 Fold ha vuelto a Japón. 

El X1 Fold lleva aproximadamente un año dando vueltas de presentación en presentación y, por fin, se ha hecho una realidad. Se puede encargar ya y se comenzará a enviar en "pocas semanas". Pero quien lo quiera que vaya preparando la cartera y rompiendo la hucha: desde 3.999 euros y, si lo quiere con módulo 5G, un poco más: 4.199 euros. De ahí para arriba, en función de la configuración.

¿Que qué tiene para costar eso? Innovación al cubo. Es el primer portátil con pantalla plegable. Y eso se paga. Cerrado tiene el tamaño de un libro grande y grueso (15,8 x 23,6 x 2,8 centímetros) y cuando se despliega muestra una pantalla continua de 13,3 pulgadas. Más que la propia pantalla en sí (una OLED en formato 4:3 y resolución 2.048 x 1.536 píxeles), el punto clave de los plegables, ya sean portátiles o móviles, es la bisagra. Ahí está la madre del cordero y uno de los puntos en los que más se paran los técnicos al explicar el equipo. Que tenga un procesador Intel de 11ª generación (lo ultimísimo del fabricante de procesadores) o que forme parte del programa EVOde la misma compañía que implica ligereza, puesta en marcha instantánea (menos de un segundo)... importa menos. Y es verdad. Eso ya lo tienen otros.

Y la bisagra no está resuelta al 100%. De momento, parece imposible. Queda cerrado en los extremos, pero mantiene cierta holgura en la zona interior del plegado. Así que, hagamos de necesidad virtud. Ya que no se puede cerrar herméticamente, se le puede meter dentro un teclado que se sujeta magnéticamente al interior y el conjunto cerrado queda como un bloque.

El sistema operativo se ha retocado con una capa para poder sacar provecho de la pantalla. Se puede utilizar desplegada como un monitor, semiplegada verticalmente como un libro (se puede sujetar en la mano tanto por el tamaño como por peso: 999 gramos, lo justo para decir que pesa menos de un kilo) u horizontalmente. En cada caso se adaptará en función de las aplicaciones abiertas. 

El que busque impactar al compañero de trabajo, jefe, vecino, cuñado... con el X1 Fold lo tiene seguro, pero es caro, caro. A mitad de precio está el X1 Nano (a partir de 2.099 euros), el ThinkPad más ligero que han construido hasta la fecha. Aunque no llegará al mercado hasta comienzos del próximo año.

Llevará procesadores hasta Intel Core i7 de 11ª generación, forma parte de la exigente plataforma Evo, pesa 907 gramos, la pantalla es de resolución 2K y formato 16:10, WiFi 6, módulo 5G como opción, batería de larga duración, programa de seguridad ThinkShield, conexión Thunderbolt 4...

Pero, más que probablemente, siga siendo caro para la mayoría. Así que es cuestión de ir mirando otras gamas. Y es que el universo de Lenovo no se reduce, ni mucho menos, a la gama ThinkPad. Para el arranque de 2021, ha presentado un catálogo de cinco ThinkBooks con distintos tamaños de pantalla (entre 13 y 15 pulgadas), configurables con procesadores Intel o AMD... con un rango de precio mucho más asequible. Entre los 800 y los 1.400 euros.

Ah, y también un monitor de 27 pulgadas conetable con un único cable y que tiene una tontería que me vuelve loco: un soporte abatible para los cascos. Se acabó dejarlos sobre el flexo o en la manilla de la ventana.