Entre Bits y Chips    Primeras impresiones

LG lanza un móvil con pantalla en T

La compañía coreana busca nuevos formatos de móvil para diferenciarse. El primer miembro de su Proyecto Explorer es un móvil que despliega una segunda pantalla en horizontal.

29 OCT. 2020 - Madrid
7 minutos

Quien siga el mercado de la telefonía móvil se habrá dado cuenta de que la mayoría de los terminales son muy parecidos. Es muy difícil encontrar algo diferente. Es cierto que unos apuestan por una cámara mejor, por poner dos frontales o cuatro traseras... Incluso el color ha tomado una importancia que podría parecer exagerada. Pero todo vale por diferenciarse

Unamos a eso que el plazo de reposición de los móviles se ha estirado hasta los tres años. Según LG, cada vez se construyen mejores equipos, así que resisten perfectamente esos tres años. ¿Qué se puede hacer para diferenciarse y a la vez tentar al consumidor?

La respuesta de la compañía coreana ha sido crear una nueva línea de móviles. La han bautizado Proyecto Explorer porque se trata precisamente de eso: explorar nuevas formas, funciones, materiales... El primer integrante de esta familia es el LG Wing. Cerrado puede parecer un teléfono más o menos normal, con una pantalla gigante eso sí (6,8 pulgadas) y un poco grueso (10,9 milímetros y algo pesado (260 gramos). Pero con un simple movimiento, la pantalla principal gira 90 grados y deja al descubierto otra pantalla, esta OLED, de 3,9 pulgadas

La imagen es un terminal con doble pantalla en forma de T mayúscula. La idea es bastante original y está bien resuelta. ¿Que para qué sirve? Hay un ejemplo que cualquiera que conduzca y recurra a un navegador en su móvil comprenderá a la primera. Vas conduciendo guiándote por el mapa en la pantalla y por las instrucciones de voz. Justo en ese momento en el que vas a entrar en la rotonda te entra una llamada. Ya no hay guía visual ni por voz. El LG Wing lo resuelve porque sigue mostrando el mapa en la pantalla principal, mientras atendemos la llamada desde la pantalla pequeña.

Hay más ejemplos de uso, aunque no todas las aplicaciones están preparadas para sacar partido de este juego de pantallas. Pero hay una función que me parece muy buena: al grabar un vídeo la pantalla pequeña se convierte en el panel de control de un gimbal, esos motores que reorientan la imagen sin necesidad de mover la cámara. Puede desplazar el encuadre en dos ejes, bloquear el movimiento horizontal o vertical... Parece una función muy práctica que habrá que seguir explorando.

Siempre que se integran mecanismos a un equipo da la sensación de que se añade fragilidad. En este caso hay dos: el primero es el que permite girar la pantalla principal. El segundo es que tanto por el propio diseño como por liberar la pantalla de orificios, han optado por una cámara escamoteable. Se despliega cuando la vamos a utilizar.

Las cámaras desplegables llevan ya un tiempo en el mercado, así que se les supone durabilidad. En cuanto al mecanismo de giro, lo han probado con más de 200.000 activaciones. Además, ha pasado nueve de las pruebas MIL-STD 810G, las que deben superar los equipos que aspiren a entrar en las agencias de Defensa de Estados Unidos. Entre ellas, la caída desde 120 centímetros. Es también resistente a polvo y salpicaduras, aunque no a inmersión. Es IP54. De hecho, en LG confían tanto en la dureza de su equipo que han ampliado la garantía hasta cinco años.

Un terminal de gama alta tiene que ser a estas alturas 5G; el LG Wing lleva el procesador Snapdragon 765G de Qualcomm que integra el módem 5G. Lo han elegido frente al más potente 865 por necesidades de espacio. 

El 765G es un procesador muy orientado al juego. Sin embargo, de momento, no han pensado en ubicar un panel de control del juego en la pantalla de 3,9 pulgadas. 

Con cámara trasera triple, la principal de 64 millones de píxeles de resolución, cámara frontal escamoteable, dos pantallas (principal de OLED plástico de 6,8 pulgadas y resolución FHD+ y la pequeña OLED de 3,9 pulgadas, es un terminal que va a exigir bastante de la batería y este puede ser un punto algo débil, que también habrá que probar. La batería que lleva el LG Wing es de 4.000 miliamperios; es compatible con carga rápida (QC4.0) a 25 vatios e inalámbrica Qi a 15 vatios.

El precio es de los que hacen daño: 1.099 euros, pero durante el primer mes -está disponible desde el domingo 1 de noviembre- regalan una tele 4K de 49 pulgadas (el modelo 49UN711.AEU), que costará unos 500 euros...