TIC    FORMACIÓN

Los exámenes ‘incopiables’ que salen de Sevilla y dan el salto de las certificaciones TIC a la escuela

Más de 100.000 alumnos de todo el mundo, que preparan certificaciones TIC, utilizan cada mes la tecnología de una empresa radicada en un pequeño pueblo sevillano. Ahora busca dar el salto a colegios y escuelas

7 minutos
Imagen de uno de los tests preparatorios de MeasureUp para una certificación TIC
Imagen de uno de los tests preparatorios de MeasureUp para una certificación TIC

Apenas separado por el río Guadalquivir de la vecina Sevilla, el pueblo de Tomares (25.000 habitantes) no suele aparecer en los mapas de innovación mundiales ni figurar en ninguna lista de emprendimiento de renombre. Y, sin embargo, es allí donde está radicada una de las startups más prometedoras en el ámbito de la formación online, con presencia ya en más de 100 países, con más de 100.000 usuarios mensuales y alianzas estratégicas con colosos como Microsoft o VMware. La empresa en cuestión se llama Media Interactive, aunque es más conocida por el nombre de su servicio de evaluación y tests prácticos: MeasureUp.

"Desde los 18 años salí fuera de casa y mi carrera profesional me llevó a Irlanda, trabajando en una empresa de certificaciones con gran relación con el mercado norteamericano. A lo largo del tiempo, vi una oportunidad de negocio en desarrollar todos los contenidos de esos planes de formación desde España, en lugar de subcontratar en la India u otros países. Con un pequeño equipo, empezamos por ahí para ir cerrando las diferentes brechas que hemos ido detectando en el mundo de la formación", explica a INNOVADORES Sam Brocal, su fundador.

De ahí el camino de la startup ha sido fulgurante. Con MeasureUp como plataforma estrella. "Las dos grandes diferencias de nuestro servicio son  la tecnología, pero también el tipo de preguntas que hacemos para validar el conocimiento adquirido. No nos quedamos simplemente en un test que recoja lo aprendido, sino que buscamos casos prácticos que requieran entender o desarrollar esas habilidades", detalla el emprendedor.

Un valor añadido que multitud de compañías de certificación han visto como el complemento perfecto a sus propios programas de certificación, de modo que los alumnos lleguen más y mejor preparados a los exámenes finales. "Es fundamental practicar antes de obtener una certificación, pero no siempre se suele hacer. Nosotros podemos acompañar en ese camino, aportando además correcciones e información adicional ante los errores o los aspectos que el alumno no está entendiendo del todo". El resultado de esta técnica es palpable, tal y como reconoce Brocal: "Hay un caso de una gran compañía con la que empezamos a trabajar y tenían una tasa de aprobados a la primera de sus certificaciones inferior al 50%. Tras integrar MeasureUp en la preparación de esos exámenes, el porcentaje subió al 87%".

Eso en cuanto a la pata metodológica de esta startup, pero la capa tecnológica también es digna de mención. Bajo el nombre de Pedagoo, su plataforma técnica se independizó este año -justo antes de la pandemia mundial- para no sólo quedarse en el segmento de las certificaciones profesionales, sino poder abarcar a toda clase de centros educativos, empresas o gobiernos que necesiten evaluaciones y formación remota.

"Ya llevábamos varios años haciendo una inversión muy potente en esta tecnología, que heredamos de una compra en 2013 en la que ganamos una subasta a veinte empresas estadounidenses. Desde entonces, y de forma muy agresiva, hemos ido construyendo una plataforma de evaluación remota que, además de dar soporte a MeasureUp, pueda ser comercializada en el mundo académico en general. Estos primeros meses hemos visto un gran interés, con una veintena de centros que han probado la plataforma, pero que en muchos casos se ha encontrado con las reticencias al cambio o la falta de aprovechamiento de sus capacidades por parte de los docentes. Los centros en España van evolucionando en el mundo digital a diferentes velocidades, y es normal, pero aún cuesta romper el modelo educativo tradicional y conseguir la introducción de tecnologías -como la evaluación práctica y continuada- en el proceso de aprendizaje", añade el emprendedor.

Una tecnología que, más allá de los tests orientados al conocimiento aplicado, también incorpora avanzadas técnicas de reconocimiento  de imagen e inteligencia artificial para la autenticación del alumno que hace el examen: desde la captura de los datos del DNI hasta el seguimiento de los movimientos de la cabeza o el cuerpo del estudiante, pasando por el ritmo de pulsaciones en el teclado y un sinfín de parámetros más para que el docente pueda 'cazar' a aquel que ose hacer trampas en una de estas pruebas.

TRANSFORMAR LA EDUCACIÓN Sam Brocal está convencido de que, poco a poco, se impondrán las nuevas metodologías de enseñanza más ágiles y basadas en la tecnología. Y para favorecer ese cambio, no siempre sencillo, su compañía también dispone de una línea de consultoría -llamada Certinet- especializada en la transformación digital de centros educativos e instituciones, desde los gestores hasta los docentes que deben adaptar su forma de enseñar a los nuevos tiempos.