Agro    Industria Pesquera

Luchar contra la pesca ilegal con tecnología blockchain

El sistema de MarinTrust es capaz de demostrar la trazabilidad completa del producto y del procesado desde el origen

06 AGO. 2020
3 minutos

La industria pesquera está apostando por la implementación de la tecnología blockchain para frenar un aumento de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (conocida como INDNR) en los sistemas de verificación de la distribución de este producto alimenticio.

El objetivo es evitar que estos productos entren en la cadena de suministro porque, al conseguir acceder a ello, pueden provocar un aumento del valor de las materias primas y de los subproductos procesados con ellas.

En este sentido, se ha lanzado la versión 2.0 de la llamada Cadena de Custodia de MarinTrust con una cláusula específica centrada en el registro de elementos de datos clave para demostrar la trazabilidad completa desde el origen.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

De este modo, además, también se pretende luchar contra la pérdida y el desperdicio de alimentos a nivel mundial, que es el foco del objetivo 12 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), cuyo fin es reducir a la mitad el desperdicio para el 2030. El informe SOFIA 2020 de la FAO destaca que aproximadamente el 35% de la cosecha mundial se pierde o desperdicia cada año en la pesca y acuicultura.

Y aquí entra en juego la importancia de la certificación del origen y trazabilidad de estos productos. La firma MarinTrust, con su programa independiente de auditoría y certificación de terceros, permite a los productores demostrar que sus productos marinos se obtienen y producen de manera responsable.

El uso de los subproductos de pescado que se utilizan en la industria pesquera ya representa hasta el 70% del pescado procesado para el consumo humano (en ellos se incluye desde cabezas hasta las vísceras, piel, huesos y escamas). Además, la industria de la harina y el aceite de pescado asume el 30% de los subproductos.

Características del sistema blockchain

La tecnología blockchain opera según tres principios rectores: debe ser abierto y democrático, a través de una base de datos accesible que no utilice intermediarios, lo que permite a las empresas transformadoras acceder a elementos de datos clave, como el área de pesca, los nombres de las especies capturadas, la ubicación de procesamiento, las credenciales o certificaciones de sostenibilidad, el método de producción, etc.

Además, también debe garantizar la transparencia y permitir el acceso a cada transacción y su valor respectivo. Y, en tercer lugar, debe garantizar la irreversibilidad de los registros.

En la actualidad, más del 50% de todos los ingredientes marinos producidos en todo el mundo ya cuentan con la certificación de MarinTrust.