Entre Bits y Chips    Análisis

PS5: solo estamos viendo los primeros pasos

De momento, lo mejor es el nuevo mando Dual Sense, el refresco de pantalla a 120 hercios y el WiFi 6.0. Pero es sólo el comienzo hasta que lleguen juegos que expriman a tope el potencial de la nueva consola de Sony.

18 NOV. 2020 - Madrid
13 minutos
El mando DualSense es, de momento, el mayor cambio

La presentación de la Dreamcast, la consola de Sega, a finales de los 90, se realizó en grupos pequeños, con comunicaciones casi personales. En una de aquellas sesiones alguien comentó lo que había dicho Irimajjiri Shōichirō, presidente y director ejecutivo de Sega y responsable del proyecto Dreamcast para relanzar el prestigio de Sega. Antes de llegar a Sega, había sido presidente de Honda y, con esa experiencia, no se podía imaginar que el desarrollo y lanzamiento de una videoconsola pudiera ser tan caro y complicado como el de un coche.

Parte de la complejidad se deriva de la larga vida de estos equipos. Duran en nuestros hogares tanto o más que los coches. Por ejemplo, la primera PlaytStation se lanzó en diciembre de 1994 y la segunda no llegó hasta marzo de 2000. Cinco años y tres meses, pero se continuó vendiendo y usando. 

La vida de la segunda todavía fue mayor, entre marzo de 2000 y noviembre de 2006, casi siete años. Y el éxito de ventas superó a la primera: 155 millones frente a 102 millones. La tercera -PS3-, con menos ventas (87 millones) aguantó en el mercado siete años y la PS4 otros siete, con remontada en el número de unidades vendidas...

Es decir, la elección de los componentes y el diseño de las funcionalidades tiene que establecerse para casi una década y eso, a la velocidad a la que avanza la electrónica debe provocar vértigo. 

De momento, parece que Sony va acertando en sus decisiones. Un dato: según desveló Jim Ryan, CEO de Sony Interactive Entertainment en una entrevista, se han reservado (pre-vendido) tantas PS5 en Estados Unidos en las 12 primeras horas como PS4 en las 12 primeras semanas, una tendencia a la que ha podido ayudar la consigna de quedarse en casa motivada por la pandemia.

En todas las transiciones generacionales se produce una convivencia más o menos larga de dos o más de ellas. Cuando se lanzó la PS4 no dejaron de funcionar las PS3, ni se dejaron de desarrollar juegos para la consola antigua. En esta ocasión, el salto generacional parece que va a ir despacito. 

Para empezar, hay una gran retrocompatibilidad. Y no sólo con los ultimísimos lanzamientos para PS4, sino con juegos que tienen unos años a sus espaldas. Por ejemplo, he probado Far Cry Primal, Assassin's Creed Origins en la flamante PS5 y, la verdad, no hay apenas diferencia entre su desempeño en una u otra consola. Tal vez se puede apreciar un salto en Ghost of Tsushima en la nitidez de las imágenes y, sobre todo, en los tiempos de carga. Pero ya hablaremos de eso.

Simultáneamente al lanzamiento de la PS5, que llega oficialmente mañana, día 19, a las tiendas (aunque está teniendo más demanda que oferta y probablemente no se pueda conseguir en los primeros días...), se ha ido presentando una serie de títulos para apoyarlo, desde NBA 2K21, hasta Spiderman: Miles Morales, pero ninguno de ellos exprime todo el potencial de la nueva PS5 y su mando. Tal vez, el título que más demuestra la potencia de la última consola de Sony sea Demon's Soul Remake. Eso sí, tienes que estar dispuesto a morir no una, sino decenas de veces.

En realidad, el videojuego que mejor ilustra lo que se puede hacer con el nuevo DualSense es gratis y viene de serie con la propia PS5, es Astro's Playroom, todo un divertido recorrido virtual e imaginado por las tripas de la consola que sirve para demostrar cómo funcionan los nuevos gatillos del mando, cómo responden a distintas pulsaciones, ejercen resistencia; para qué se puede usar el trackpad superior o el propio micrófono y, sobre todo la respuesta de los motores hápticos.

El mando, a día de hoy, y antes de que lleguen juegos que de verdad pongan a prueba todas las posibilidades de la PS5 es la gran diferencia. De hecho, no soy un gran forofo de la saga Spider-man, pero me he entretenido bastante con Miles Morales, probablemente, gracias al mando y a la respuesta que te genera cuando lanzas telarañas o atrapas con ellas a los malos de turno.

Sin embargo, los desarrolladores se enfrentan a un problema: PS5 y PS4 van a coexistir años (al menos tres según dicen diversos analistas). Se pueden desarrollar juegos con las características más exigentes para la PS5 y aprovechando las ventajas del mando DualSense o rebajar las características y que sea compatible con las dos consolas. 

De momento, si no me fallan las cuentas, sólo Demon's Soul Remake (no sé las veces que he muerto en este juego) es exclusivo. Tanto Marvel's Spider-Man: Miles Morales, como NBA 2K21 (me sigue impresionando la inexpresividad de las caras) e, incluso, SackBoy se pueden jugar en PS4 y PS5. 

De DualShock a DualSense

DualShock ha sido el compañero fiel de la PlayStation. Y la verdad es que fue el mejor logrado de los cuatro competidores: Xbox, Nintendo y Sega. Había auténticos combates dialécticos entre los denfensores de unos y otros. Para mí, el DualShock tenía el tamaño adecuado, el peso, la respuesta por vibración, la sensibilidad...

Entonces, ¿por qué cambiarlo? Sony ha decidido romper con el principio que dice "si funciona, no toques". Pero, por lo que he podido probar y comprobar, no lo ha estropeado; al revés, lo ha mejorado. Ha sabido mantener la esencia del DualShock y añadirle otras características que pueden aportar jugabilidad y, sobre todo, sensaciones de respuesta.

Lo primero que se aprecia es un cambio del diseño exterior: color, tamaño, luces... Al igual que en la propia consola. Por cierto, vista al natural queda mejor que en las imágenes iniciales. Es más... orgánica, pero el tamaño es bastante mayor que la PS4. Aunque, claro, para meter semejante sistema de disipación de calor y que, además no meta ruido... (aquí se puede ver un vídeo del desmontaje de una PS5).

Pero, como suele suceder, los cambios importantes van por dentro. Ahora, por ejemplo, la respuesta del mando se ha encargado a dos activadores hápticos, en lugar de motores de vibración, que son capaces de reproducir diversas sensaciones. Los gatillos principales ofrecerán distintos niveles de resistencia: si estás tensando la cuerda de un arco largo, la tensión se reflajará de manera diferente que si es uno corto. El micrófono está integrado para voz o para otros efectos. De hecho, está activado por defecto y hay que silenciarlo con un botón específico justo por debajo del botón de PS.

Por supuesto, mantiene el resto de características del DualShock: acelerómetro, giroscopio, detección de movimiento...

Rápido, rápido...

Además del mando, la apuesta para este lustro y medio es la rapidez, la velocidad. Y ya no se trata sólo de que sea capaz de mover más millones de polígonos por milésima de segundo. A la potencia de la CPU (procesamiento) y la GPU (gráficos), Sony ha añadido la rapidez en el acceso a los datos, tanto internamente como en las conexiones con el exterior.

Los tiempos de carga se han reducido espectacularmente gracias al empleo de memoria sólida ultra rápida. Pero, además, permitirá también a los desarrolladores la práctica instantaneidad en la extracción de datos de esa memoria.

El WiFi 6.0 todavía no ha sido lo suficientemente alabado. Las descargas de datos para actualizaciones o la conexión por red es ahora mucho más rápida de forma inalámbrica. Yo estoy utilizando un router WiFi 6.0 de Movistar (Smat WiFi 6), que todavía no está a la venta, pero hay opciones con esta versión y la verdad es que merece la pena.

También merece la pena prestar atención a la pantalla en la que vamos a disfrutar de la PS5. Preguntas que te deberías hacer: ¿la tele o el monitor tienen un refresco de pantalla de 120 hercios? ¿Es compatible con alto rango dinámico? ¿Tiene una resolución 4K? ¿Y 8K?

Yo la estoy viendo en una tele con un panel de 50 pulgadas, refresco de pantalla de 120 hercios, 4K y HDR en sus variados sabores. Los juegos con los que estoy probando la PS5 son descargados con códigos suministrados por el fabricante. No he probado juegos en soporte óptico, ni tampoco (todavía) películas en Blu-Ray.

La PS5 está disponible a partir de mañana, 19 de noviembre, en dos modelos: PS5, con su ranura para discos físicos y con soporte para Blu-Ray, y PS5 edición digital. Los precios varían en 100 euros: 499,90 la primera y 399,90 la edición digital. 

Si la quieres, ponte a la cola.