Entre Bits y Chips    Móviles

Samsung crea una edición especial del S20

Sin abandonar la esencia de los Galaxy S20, el nuevo FE (de Fan Edition) es más corto en algunas características, pero gana en otras (pocas) y cambia la paleta de color.

25 SEP. 2020 - Madrid
6 minutos
Los colores son uno de los puntos diferenciales del nuevo S20 FE

El Galaxy S20 FE es un experimento al estilo de los iPhone SE. Apple compacta en el chasis y diseño de un modelo de hace tres años la potencia de su último iPhone X Pro y lo coloca a un precio que lo hace muy atractivo para los que quieren un iPhone y les gustan las pantallas pequeñas.

Samsung ha actualizado su diseño, ha rebajado la calidad de la mayoría de sus elementos manteniendo el procesador y ha modernizado la paleta de color, pero el precio es muy parecido al de los S20 que lanzó hace apenas seis meses.

La idea es rejuvenecer la gama S20, hacerla más atractiva para un público de menos edad, pero con el mismo poder adquisitivo. 

Comenzando por la pantalla, es grande. Está entre las del S20 y el S20+: 6,5 pulgadas, pero es de tecnología diferente y de menor resolución. Los datos, tomados de forma aislada, sin comparar con los otros modelos de la serie S20, no son malos en absoluto. Es una Super AMOLED (en lugar de Dynamic AMOLED 2X), con 2.400 x 1.080 píxeles y una densidad de 407 puntos por pulgada. Más que aceptable. Pero me gustaría compararla con la del S20 y el S20+: 3.300 x 1.440 y unas densidades de 563 y 525 píxeles por pulgada. 

También la propia forma de la pantalla tiene su importancia, porque Samsung es uno de los defensores de las pantallas de se curvan y escurren hacia los laterales. El S20 FE no lo hace: es una pantalla plana. Ojo, que yo no soy de los que se vuelven locos por la pantallas en cascada.

La protección de la pantalla también es diferente. En es caso de los modelos clásicos, desde el S20 al S20 Ultra se encarga a la sexta generación de Corning Gorilla Glass; en el SE, es la tercera. Es cierto que donde más sufren las pantallas por golpes es en las zonas laterales y en el SE están más protegidas, pero los más jóvenes tienden a ser más activos y algo más descuidados.

En esta misma línea, el plástico es menos frágil que el cristal, así que puede ser una ventaja que el FE tenga la trasera plástica, aunque es mucho menos elegante. El cuerpo es en toda la familia de aluminio.

La potencia se la deben todos al Exynos 990 que fabrica el propio Samsung con tecnología de siete nanómetros, pero mientras el S20 y el S20+ (he dejado fuera de la comparación al Ultra porque se va de precio) tienen ocho gigas de RAM, el modelo de entrada del FE es de seis gigas. Probablemente sean suficientes, incluso para mover un refresco de pantalla de 120 hercios. Hay una opción de ocho gigas subiendo un escalón de precio.

En donde gana fácil es en la cámara selfie, más usada por las generaciones más jóvenes (aunque los milenials tampoco son ya tan jóvenes, con perdón). Presume de 32 millones de píxeles y apertura f/2,0. Sin embargo, en el bloque trasero, vuelve a perder. Pero es que la oferta de los S20 es muy buena: gran angular y súper gran angular de 12 MP y tele de 64 MP. El FE mantiene la resolución para los grandes angulares, pero baja a ocho millones de píxeles para el tele, aunque sigue dando 30 aumentos combinando el tele óptico con el digital.

Como sus hermanos, tiene el lector de huella digital bajo la pantalla, pero es óptico, no por ultrasonidos. Batería

Pantalla plana con menor resolución y protección, trasera de plástico, cámara principal (tele) con menor resolución, dos gigas menos de RAM... mejor cámara selfie, más colores... ¿Hay diferencia de precio? La verdad es que apenas. En precios oficiales, el S20 con 8GB cuesta 649 euros, 10 menos que el S20 FE (659 con regalo de Galaxy Fit o Gaming Pack hasta el 1 de octubre) y el S20+, también con ocho gigas de RAM y mayor pantalla cuesta 749. Hay diferencia, pero si igualamos la RAM al S20 FE, cuesta 729 euros con 256 gigas de almacenamiento.

Yo me quedaba con el S20. En todo caso, ahorraba para la versión 5G: 759 euros.