Entre Bits y Chips    Análisis

Si tienes un móvil, tableta o portátil con WiFi 6, no lo dudes

Movistar está probando un amplificador de redes WiFi que utiliza la nueva versión, la 6. La diferencia es importante sobre todo en la cobertura y también en la velocidad.

30 SEP. 2020 - Madrid
8 minutos

Ya hay ordenadores, tabletas y móviles con el nuevo protocolo de WiFi, la versión 6, que se conocía antes como 810.11 ax. Al WiFi 6 le pasa un poco lo que a la 5G. Ambas tecnologías se tienen que quitar el sambenito de que lo que las diferencia de las anteriores versiones es la velocidad. 

Evidentemente, son más rápidas que las anteriores, pero en ambos casos van más allá. Tanto la quinta generación de telefonía como la WiFi 6 gestionan mucho mejor las conexiones y son capaces de dar servicio a muchos más dispositivos a la vez que reducen la latencia, algo fundamental con la rapidez con la que está aumentando la digitalización y con la promesa repetida del despliegue del internet de las cosas.

Básicamente, esta última versión de WiFi emplea tres tecnologías para lograr atender múltiples solicitudes desde diversos equipos sin latencia (o con menos latencia), hacerlo de forma consistente y en las dos direcciones (bajada y subida) y limitar las posibles interferencias en ese tránsito de datos. Son, respectivamente, OFDMA, MU-MIMO y Color BSS.

Estoy probando con múltiples dispositivos conectados (dos móviles, dos tabletas, un televisor, la PS4, Apple TV, altavoces varios, Movistar +, dos ordenadores...) el nuevo Amplificador Smart WiFi 6 de Movistar, que saldrá a la venta en el último trimestre del año, y que se puede prerreservar aquí por 60 euros

Yo no sé lo que le sucederá al resto de los periodistas que se dedican a probar equipos, pero a mí hay un par de gamas de producto que me dan muuuuucha pereza. Uno son los televisores. Y cada día ofrecen pantallas más grandes. Por debajo de 60 pulgadas les parecen pequeñas. 

El otro segmento de aparatos que me producen cierta prevención son los que tienen que ver con la red. Yo creo que me viene de los primeros años en los que convivimos con el WiFi. Es cierto que ahora las instalaciones son transparentes, pero hace una década (tal vez algo más) sufrías para configurar una red, así que si te proponían probar un router magnífico y te veías a ti mismo desmontando una que funciona para montar otra que no sabes cómo va a ir, sabiendo que en un par de semanas tienes que hacer el proceso contrario... Pues efectivamente, engendra pereza.

La sorpresa positiva ha sido que reemplazar un amplificador por el nuevo de Movistar me ha llevado unos cinco minutos. Sin exagerar. De paso, me ha despejado el panorama de redes que se cruzaban en nuestro espacio radioeléctrico. 

Yo uso el router-videobridge Movistar Base Port, unido por cable Ethernet al modem HGU. Al final, la configuración más cómoda con la que hemos estado funcionando en casa es con dos pares de redes: de 2,4 y de 5 gigahercios, las que generaba el moden y las del router. 

Pero no dejaba de ser un tanto lioso. ¿Por qué mantuve las cuatro abiertas? Porque en función de dónde estuviera tenía mejor cobertura con un par que con el otro. 

Afronté la prueba con ese cierto temor a que tuviera que estar peleándome un buen rato. Error. Eso sí, es importante leerse las cuatro frases del manual para no cometer errores. Y no exagero, son cuatro frases. 

Se puede configurar la conexión entre el HGU (que hace la función triple de ONT, módem y router) inalámbricamente o mediante cable. La primera es la más complicada, hay que mantener los dos equipos cerca para que se "vean" bien. Con las redes WiFi del router encendidas, hay que colocar el interruptor del Smart WiFi en modo Rep, conectarlo a la red eléctrica y encenderlo. Al poco tiempo, los indicadores luminosos de las redes de 2,4 y de 5 GHz (están señalados con sendas antenas, una con un símbolo +) lucirán en azul y el de restante, parpadeará en rojo. Enconces se pulsa el botón WPS del router  y cuando se active, se pulsa el WPS del Smart WiFi. Una vez configurados es el momento de trasladarlo al lugar en el que va a estar.

Parece engorroso, pero es muy sencillo. Todavía es más simple la conexión por Ethernet (es la que he dejado fija en mi caso). Hay que colocar el interruptor en Eth, de Ethernet. Con las redes del router principal encendidas (luciendo en azul en el caso del UHG) se conecta el cable ethernet a uno de los dos puertos del Smart WiFi y el otro al router. Se enchufa el alimentador a la red eléctrica y se enciende. Y ya está. 

He comprobado con equipos compatibles con WiFi 6 y con otros que no lo son la velocidad y consistencia de las nuevas redes. En el primer caso, vuelan. Hay un cambio importante en el rendimiento. En el caso de equipos antiguos se mantiene la cobertura a pesar de haber apagado las dos de las cuatro redes y dejarla en manos del nuevo Smart WiFi 6 aunque no hay un salto de velocidad. 

Si la velocidad de descarga (medida con el Speedtest de Ookla) alcanza valores máximos cercanos e incluso superiores a 500 megas (tengo contratada fibra a 600), la de subida todavía está más optimizada y roza, en ocasiones los 600 Mbps.

Una ventaja del WiFi 6 que no he podido comprobar es que, al menos teóricamente, requiere menos energía, así que supondrá más autonomía para los móviles, tabletas, portátiles...