Profesionales    Notas digitales

Siete habilidades ‘tech’ para los empleados

El 82% de los ejecutivos espera que la renovación y la mejora de las habilidades de sus empleados sean, al menos, la mitad de la solución a sus necesidades de habilidades

29 OCT. 2020
5 minutos

En un reciente artículo de MacKinsey, los autores Mattias Daub, Ranja Reda Kouba, Kate Smaje y Anna Wiesinger encontraron que el 82% de los ejecutivos globales encuestados espera que la renovación y la mejora de las habilidades de sus empleados sean al menos la mitad de la solución a sus necesidades de habilidades.

En su estudio encontraron cerca de 4.000 habilidades tecnológicas que categorizaron en siete grupos. La primera es DevOps para una entrega de funciones más rápida y continua. Por ejemplo, con una gestión ágil del ciclo de vida del producto. La segunda es customer experience para ofrecer las mejores experiencias en una amplia gama de canales. Por ejemplo, con técnicas como el Design Thinking. La tercera es el cloud para aprovechar el valor que ofrecen las arquitecturas en la nube de nueva generación. Por ejemplo, con plataformas y códigos como Kubernetes y Docker.

La cuarta es automatización para autorizar tareas. Por ejemplo, con técnicas como el aprendizaje automático o la IA cognitiva. La quinta son plataformas y productos con modelos como PaaS, SaaS, o el IoT. La sexta es gestión de datos para una mejor toma de decisiones como, por ejemplo, el aprendizaje automático automatizado. Y la séptima es ciberseguridad y privacidad para para repensar los protocolos de seguridad y cumplimiento. Por ejemplo, con pruebas automatizadas. 

Generalistas y especialistas para la I+D

Los autores Frank Nagle y Florenta Tedoridis ofrecían en un artículo para HBR dos recomendaciones para crear equipos innovadores de I+D+i. En primer lugar, la innovación exploratoria requiere de generalistas que escaneen el conocimiento disponible y nuevo para generar innovaciones de alto impacto. También se necesitan los especialistas que puedan explotar las oportunidades identificadas para la innovación exploratoria.

En segundo lugar, los gerentes deben ser cuidadosos en el proceso de atracción de talento y selección, ya que los procedimientos actuales favorecen la identificación de especialistas y penalizan a los generalistas. Las políticas retributivas y las promociones se suelen conceder a investigadores especializados exitosos. Dado que los incentivos actuales tienen un sesgo especializado, se alienta a especializarse a las personas que serían grandes generalistas.

Startups y las metáformas de camellos y unicornios

Alex Lazarow publicó este mes un artículo en HBR explicando que la crisis de la Covid-19 está afectando al modelo de los unicornios en las startups. El autor explica que las startups que están fuera del Silicon Valley han desarrollado una mayor capacidad para sobrevivir en entornos con menor capital financiero y talento humano. Es decir, mientras las startups de Silicon Valley han intentado seguir el modelo del unicornio, las startups de otros ecosistemas menos potentes han funcionado más como camellos, que son capaces de sobrevivir durante largos períodos sin sustento.

Estas startups camellos pueden aportar a todas las industrias lecciones valiosas sobre cómo sobrevivir a una crisis y cómo mantenerse y crecer en condiciones adversas. Lo hacen con tres estrategias: ejecutan un crecimiento equilibrado, adoptan una perspectiva a largo plazo e integran la diversificación en el modelo de negocio.

9 habilidades blandas clave en la era de la IA

Bernard Marr publicaba en Forbes un artículo explicando que en la era de la IA, además de las habilidades tecnológicas, se necesitan habilidades blandas. La primera es la creatividad. La segunda es el pensamiento crítico. La tercera es la inteligencia emocional. La cuarta son habilidades de comunicación interpersonal. La quinta es el aprendizaje activo con mentalidad de crecimiento. La sexta es juicio y toma de decisiones. La séptima son habilidades de liderazgo. La octava es diversidad e inteligencia cultural. La novena, ser capaz de abrazar el cambio.