Especial    LA HORA DE LA EMPRESA INTELIGENTE / SAP

Un vino más digital, basado en el dato y el ‘customer experience’

García Carrión apuesta por la migración de sus soluciones corporativas a la nube y la adopción de nuevas soluciones de experiencia de cliente de la mano de SAP

14 OCT. 2020
9 minutos
La planta de García Carrión en Huelva
La planta de García Carrión en Huelva / INNOVADORES

Con 130 años de historia a sus espaldas, García Carrión es una de las empresas más conocidas de la producción y distribución de vinos y zumos de nuestro país, con operaciones en más de un centenar de países y ostentando el liderazgo del sector entre las bodegas europeas y la cuarta plaza a escala mundial.  Su marca Don Simón es casi un elemento más de la cultura popular. Pero entre tanta solera, la innovación juega un papel cada vez más relevante, tanto de cara a sus procesos operativos como de cara a las relaciones que desde esta casa se quiere establecer con una nueva generación de consumidores de sus caldos y zumos.

"Nuestra base es la elaboración, muy ligada a la agricultura y a la tradición, pero en la parte industrial llevamos mucho tiempo innovando con robótica y la modernización de nuestra maquinaria productiva. Nuestra empresa factura alrededor de 1.000 millones de euros al año  y somos alrededor de mil trabajadores, teniendo un ratio de un millón por empleado, aproximadamente. Ese ratio lo hemos conseguido gracias a la industrialización y la tecnología, manteniendo la máxima calidad en nuestros productos", explica Alexis Cordero, director de IT de García Carrión. "Llevamos más de 20 años con SAP como ERP y hace tres años hicimos una reflexión para definir la estrategia de transformación tecnológica de la empresa, especialmente enfocada en el área comercial, compras o recursos humanos por ejemplo". 

De ese trabajo surgió una hoja de ruta que tocaba todos los pilares de una empresa inteligente. Empezando, como no podía ser de otra forma, por el corazón de todo el sistema: su ERP, la herramienta de gestión empresarial que García Carrión ha migrado de los centros de datos que tenían on-premise en IBM a la nube y actualizándola a la última versión disponible, SAP S/4 HANA, con su preciada base de datos ‘in-memory’ que facilita el cruce de datos y la analítica de información. Este proyecto ya está en producción desde abril del pasado año y, ahora, la bodega aborda sobre esta base "la  transformación digital del resto de áreas de la empresa", además de integrar a todos los actores de su cadena de valor en productos como Ariba que están empezando a integrar.

¿En qué segmentos, se estarán preguntando? "Un proyecto, que ya tenemos casi culminado, es el que tiene que ver con la transformación de la planificación de la producción. Otro gran proyecto, el principal para este año, es implementar una solución CRM (Customer Relation Management, por sus siglas en inglés), para toda la parte comercial y el comercio electrónico. Y, por último, tenemos pendiente la transformación de la parte industrial, con la implantación de un sistema MES (Manufacturing Execution System) para enlazar la parte industrial con las capas superiores del ERP empresarial. Y también nos hemos embarcado en la modernización de los recursos humanos", detalla Cordero. "Ya éramos una compañía industrializada, muy tecnológica, pero en dos o tres años estaremos al 90% de nuestro camino de la transformación digital global".

Un objetivo ambicioso que configura, a su vez, un futuro en el que los datos serán tan importantes para García Carrión  como la uva que recolecta, la materia prima que les mantenga en la cima de su sector. Aunque conseguir esa información no sea tan sencillo como parece. "Somos una compañía cuyo principal cliente es el retail. Pero de este segmento no tenemos información detallada, de las ventas del cliente final, los tickets o perfiles de compra. Esos datos cuesta compartirlos con los proveedores como nosotros, y en eso el CRM y sus capacidades de colaboración serán una pieza fundamental", admite el CIO de la firma, quien también confía en el potencial del comercio electrónico en este camino hacia la particular "desanonimización" de sus consumidores.

"Estamos aprendiendo mucho de nuestros clientes. A nivel de fabricantes, el canal online era de poco volumen pero ha ido evolucionando y hemos visto una revolución con la pandemia. En nuestro caso, meses antes de la COVID-19, evolucionamos de un portal antiguo de Magento a una solución intermedia de WooCommerce, incrementando nuestras ventas de manera muy creciente. El año que viene, también evolucionaremos al portal de comercio electrónico de SAP, con la que ya podamos afrontar las necesidades de una nueva generación de consumidores", defiende Alexis Cordero.

Por el camino, comenta el ejecutivo, habrá muchas más iniciativas en paralelo, ligadas por ejemplo a la automatización de procesos (mediante tecnologías RPA) o la eliminación del papel en sus oficinas. Todo con un mismo objetivo que Cordero tiene marcado a fuego: "Tenemos como objetivo empresarial crecer el doble  en los próximos años, manteniendo los mismos recursos, y eso se consigue con más tecnología y más digitalización".

CONFLUENCIA Uno de los retos para una empresa fuertemente industrializada como García Carrión es llevar la digitalización a sus plantas, al mundo de las tecnologías de operación. "Cada vez se requiere introducir más sensores en plantas y bodegas, más inteligencia artificial, reconocimiento de imágenes... La línea entre IT y OT se va difuminando y tenemos una mayor demanda de servicios y soluciones desde nuestro lado", explica Alexis Cordero.